QUILAPAYUN - LA REVOLUCIÓN Y LAS ESTRELLAS

Quilapayun - La revolución y las estrellas

Notas de Marco Castro dede Santiago de Chile


También el título apareció originalmente en francés: “La Revolution et les Etoiles”, saliendo traducido al castellano en casi todas las reediciones no francesas. Siempre con la producción de Dicap y la distribución del sello Pathé Marconi, la línea del conjunto parecería continuar, incluso con los mismos integrantes desde gran parte del exilio (aquí se incorpora Patricio Wang, ex miembro de los Barroco Andino). Hay un pero que obtendría una bifurcación que quizá rige hasta hoy. En 1981, en forma corporativa, el conjunto renuncia a la militancia del denominado Partido Comunista de Chile (sector de Corvalán), por desavenencias entre la política de dicho partido y el proyecto artístico. ¿Desviación de “derecha”? El PC-Corvalán mantuvo por muchos decenios una línea moderada, conciliadora con los grupos burgueses, aunque inexplicablemente hubo “izquierdistas” que lo criticaban de “ortodoxo” y hasta de “violentista” (¿?). Distinto el caso del glorioso Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que mostró desde sus inicios un accionar y un proyecto revolucionario orientado al verdadero comunismo (junto con otras organizaciones chilenas, como el MIR, el Mapu-Lautaro, el Partido Comunista – Acción Proletaria, o el Partido Socialista – Comandantes). El asunto es que Quilapayún, a partir de dicho 1981, se preocupó de dar un discurso y una presentación menos “comprometida” en la lucha antidictatorial, menos “combativa” o a lo oliera a ideología marxista-leninista (inevitablemente sus canciones simbólicas continuarían). En 1982 se editó este LP., cuyo tema principal bien podría titularse “La Revolución y las Estrellas” (así como su título en castellano), pero pasó a llamarse “Luz Negra”, donde, a través de una letra bien lograda, pretende una especie de “explicación” por su actitud ideológica, con ciertos ribetes de pacifismo. Textualicemos parte de la letra. “Habría que decir que en lo inmediato la vida se ha ido haciendo más difícil, de rojo se mancharon nuestros sueños”; “Habría que decir que ya no estamos cantando por las grandes alamedas”; “Y busco mi país donde los hombres se asignen el deber de la sonrisa, y busquen en el mar de lo invisible, la última razón en esta vida”. ¿Significativo, cierto? Podría oscilar entre un proyecto socialista moderado (“renovado”) hasta en ecologismo militante con “armas no destructivas”. Bueno, dejando de lado la opción planteada, musicalmente es una bonita producción, donde no sólo destca la canción mencionada, sino “Retrato de Sandino con Sombrero”, “El gavilán” de Violeta Parra (con la voz de Isabel Parra), “Un canto para Bolívar” (de Pablo Neruda), y dos instrumentales con aires de “tecnologización” (“Trompe” y “Dispajarate”).


ANUNCIOS

LinkWithin